Misterios Gozosos

MISTERIO GOZOSO: LA ANUNCIACIÓN DEL ARCÁNGEL SAN GABRIEL A MARIA SANTÍSIMA, Y ENCARNACIÓN DEL HIJO DE DIOS

Misterios Gozosos

(Lc. 1,26-38) “El ángel le dijo: No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios, vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. El será grande y será llamado Hijo del Altísimo (...). Dijo María: He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tú palabra.”         Palabra de Dios.

Oh María gracias al ‘Sí’ Tuyo, nos has abierto las puertas del cielo, has aceptado la voluntad del Padre. Serás bendita por siempre: Tu intercesión es escuchada en el cielo porque has aceptado el plan de Dios. Permítenos orar para que seamos capaces de dar el ‘Sí’ a Dios Padre a cada momento que Él nos lo pida. María ayúdanos a ser mansos y obedientes a la voluntad de Dios. Amén.

Padre Nuestro, 10 Ave Marías, Gloria. JACULATORIAS

MISTERIO GOZOSO: LA VISITA DE MARIA SANTÍSIMA A SU PRIMA SANTA ISABEL, Y SANTIFICACIÓN DE SAN JUAN BAUTISTA

Misterios Gozosos

(Lc. 1,39-49) “En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena del Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre; y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a visitarme?”          Palabra de Dios.

Con la visita de la Virgen María a su prima Santa Isabel: Ella lleva a Dios a su prima, por el amor a sus hermanos y vecinos. Señor ayúdanos a llevar a Cristo a otros, como María lo hizo. María permítenos pedirte el regalo hermoso de la caridad. Amén.

Padre Nuestro, 10 Ave Marías, Gloria. JACULATORIAS

MISTERIO GOZOSO: EL NACIMIENTO DEL NIÑO JESÚS EN EL PORTAL DE BELÉN

Misterios Gozosos

(Lucas 2, 6-11) “Y sucedió que, mientras ellos estaban allí se cumplieron los días del alumbramiento, y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento. Había en la misma comarca algunos pastores (...) se les presentó el Ángel del Señor, (...) y les dijo: no temáis, pues os anuncio una gran alegría, (...) os ha nacido (...) un salvador.”          Palabra de Dios.

El niño Jesús en el pesebre. María, José y los pastores lo adoran. Permítenos adorar a Cristo, el hijo de Dios, en el silencio de nuestra alma y en el fondo de nuestro corazón. Permítenos pedirte María que nos hagas amar cada vez más a Jesús y pedir el regalo de la pobreza de espíritu. Amén.

Padre Nuestro, 10 Ave Marías, Gloria. JACULATORIAS

MISTERIO GOZOSO: LA PRESENTACIÓN DE NIÑO JESÚS EN EL TEMPLO

Misterios Gozosos

(Lc 2, 22-25, 34-35) “Llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle al Señor, como está escrito en la Ley del Señor. (...) Y he aquí que había en Jerusalén un hombre llamado Simeón que esperaba la consolación de Israel; y estaba en él el Espíritu Santo. (...)Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: Éste está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción- ¡y a ti misma una espada te traspasará el alma!- a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones.”          Palabra de Dios.

Necesitamos poner atención a la voz de Dios, discernir su llamado y aceptar la misión que nos dé. Después de la profecía de Simeón, María lleva la herida del sufrimiento en su corazón, pero en silencio ella acepta la voluntad del Padre. Amén.

Padre Nuestro, 10 Ave Marías, Gloria. JACULATORIAS

MISTERIO GOZOSO: LA PÉRDIDA Y HALLAZGO DEL NIÑO JESÚS EN EL TEMPLO

Misterios Gozosos

(Lucas 2,41-51) “Sus padres iban todos los años a Jerusalén a la fiesta de la Pascua. (...) Subieron ellos como de costumbre a la fiesta y, al volverse, pasados los días, el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin saberlo sus padres (...). Se volvieron a Jerusalén en su busca (...). Al cabo de tres días, le encontraron en el templo sentado en medio de los maestros, escuchándoles y preguntándoles; todos los que le oían, estaban estupefactos por su inteligencia y sus respuestas.”          Palabra de Dios.

Pensemos en las veces que hemos estado lejos de Jesús, desde que Jesús, que con tanto amor ha muerto por nosotros. Meditemos en que las dificultades de la vida la única seguridad es encontrar a Jesús y nunca más salir de su gran amor. Amén.

Padre Nuestro, 10 Ave Marías, Gloria. JACULATORIAS (Continúe con el SALVE)